Seguinos
Suscribite!!
 
Recibi todas las novedades en tu correo

La forma en la que respiras afecta a tu cerebro

Un equipo de neurocientíficos ha analizado el vínculo entre el olfato y la memoria.

 Algunos estudios han sugerido que un sentido del olfato dañado puede predecir la demencia, y otros se han enfocado en encontrar las causas de esto. Además, las investigaciones más recientes muestran que las personas con una buena memoria espacial pueden identificar mejor los olores. La información relacionada con el tiempo y el espacio está presente en el núcleo olfativo anterior, un área del cerebro que está involucrada en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

 

En el camino para desentrañar este misterio que relaciona los olores y el cerebro, un equipo de científicos ha encontrado varias pistas interesantes.

 

 

 

El nuevo estudio, publicado en la revista The Journal of Neuroscience, agrega la respiracióntambién en esta mezcla. La investigación, realizada por científicos del Instituto Karolinska en Estocolmo (Suecia), encuentra que la respiración a través de la nariz, en lugar de la boca, mejora la memoria olfativa.



Respirar por la nariz puede ayudar a la memoria



Los neurocientíficos pidieron a un equipo de participantes masculinos y femeninos que aprendieran 
12 olores nuevos en dos ocasiones distintas. Después de cada "sesión de inhalación", pidieron a los participantes que respiraran por la nariz o por la boca durante 1 hora.

 

 

Cuando terminó este tiempo, los participantes olieron los viejos 12 aromas junto con la otra docena de nuevos. Luego, decidieron qué olores eran los antiguos y cuales los nuevos. En general, cuando los voluntarios respiraban por la nariz, memorizaban mejor los olores que cuando respiraban por la boca.

"Nuestro estudio muestra que recordamos los olores mejor si respiramos por la nariz cuando la memoria se está consolidando, el proceso que tiene lugar entre el aprendizaje y la recuperación de la memoria. Esta es la primera vez que alguien lo ha demostrado", explica Artin Arshamian, líder del trabajo.

 

 

Como explican los científicos, investigaciones anteriores han demostrado que los receptores olfativos del cerebro pueden captar no solo el olfato, sino también pequeñas variaciones en el flujo de aire, en las que se activan diferentes partes del cerebro tras la inhalación y la exhalación.

Sin embargo, los científicos actualmente no saben de qué manera estos distintoss patrones de respiración afectan el comportamiento humano.

 

 

"La idea de que la respiración afecta nuestro comportamiento no es realmente nueva", dice Arshamian. "De hecho, el conocimiento ha existido durante miles de años en áreas como la meditación, pero nadie ha logrado demostrar científicamente lo que realmente sucede en el cerebro. Ahora tenemos herramientas que pueden revelar nuevos conocimientos clínicos", continúa el experto.

Usando estas nuevas herramientas, Arshamian y su equipo planea 
descubrir el mecanismo exacto responsable del efecto que la respiración tiene en la memoria olfativa.